Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Parroquia San  Juan Evangelista

Convivencia en Sotrajero

Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero
Convivencia en Sotrajero

Recién iniciada la catequesis parroquial, un grupo de diez chavales de la parroquia, acompañados de cuatro monitores, un diácono y el sacerdote, se fueron a pasar el fin de semana al albergue diocesano de Sotrajero. "En busca del país del arco - iris" era el lema que centro el fin de semana.

El sábado todas las actividades, juegos, dinámicas, oraciones, estuvieron centradas en la idea de moverse, salir de la comodidad, de los propios intereses, para acercarse a Jesús y a los demás. Después de unos juegos de distensión, a través de un esquetch cómico representado por los monitores, fueron profundizando en las ventajas de no encerrarse en uno mismo.  Acto seguido, en dos grupos, imaginaron un país con su nombre propio, su bandera, su moneda, sus trajes típicos, su gastronomía, su himno...

Después del trabajo de grupos, cada uno había de viajar por esos países tan peculiares. Llegó la hora de la comida, que se pudo hacer en el patio trasero de la casa, por la benignidad del clima.

 Por la tarde fueron hasta Vivar del Cid. Allí, después de compartir un buen rato de charla, de preguntas, de canciones con un grupo de jóvenes monjas Clarisas, hicieron otro juego de moverse bastante: un rally muy divertido, en el que no faltaron los pinchazos y los atropellos.

De regreso a Sotrajero, elaboramos una pulsera de colores con hilo. Así como se van tejiendo los hilos, queremos que se vaya tejiendo nuestro grupo: diferentes colores, pero entrelazados por el Espíritu de Jesús. Después de la cena se divirtieron por el pueblo jugando al escondite en sus diversas variantes.Al final del día, la oración agraadecida puso el broche la la jornada

El domingo, después de asearse un poco, llegó el momento de la oración compartida y  fuimos preparando la Misa. La Eucaristía la presidió D. Eduardo, un sacerdote muy majo, al que ya conocían de otras ocasiones. Le ayudó el diácono Henry que les acompañaba en las convivencias. 

Después de la Misa una catequesis sobre la unidad con Jesús y con los demás como los sarmientos unidos a la vid. Hubo tiempo también para jugar a un montón de juegos tradicionales como carrera de sacos, soga tira, pañuelo... Lástima que en la soga tira se nos rompiera la cuerda, aunque no hubo lesionados.

La comida, los juegos con paracaídas, la recogida de la casa y la velada con los padres pusieron el broche a este fin de semana tan bonito y con tan buen tiempo que hemos pasado juntos. 

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post