Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Parroquia San  Juan Evangelista

Aqua en Toro

Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro
Aqua en Toro

El jueves, 13 de Octubre, - como estaba programado - , un grupo de 45 paisanos de San Juan Evangelista, se pusieron en camino para visitar las EDADES DEL HOMBRE en Toro (Zamora).

Comenzó la excursión a las ocho de la mañana con una Eucaristía en la Parroquia, para partir hacia Toro a las 20, 30.

En esta coqueta villa del sureste de Zamora,  les esperaba Juan José, el guía, para acercarles al Monasterio de Sancti Spñiritus. En este monasterio viven las Dominicas contemplativas, hijas espirituales de nuestro paisano Santo Domingo de Guzmán. Mereció la pena la visita a las dependencias del monasterio y sobre todo al museo, sembrado de hermosas obras de arte y de culto. Conviene recordar que este museo guarda celosamente una importante colección de sargas litúrgicas policromadas del Siglo XVI y un sinfín de escultura y orfebrería. Desde allí, acompañados por otra guía, Sheyla, iniciaron la visita panorámica de la ciudad desde el autobús y a continuación una visita guiada "pateando" la ciudad y sus grandes monumentos civiles y religiosos. Mención especial merece la iglesia - museo de San Lorenzo, la famosa torre del reloj, la plaza mayor y la ciudadela. 

La comida en el Restaurante María de Molina nos ayudó a reponer fuerzas: arroz a la zamorana, carrillera al vino de toro y postre de la casa, sin faltar el agua, vino y café.

Después de la comida un rato de tiempo libre hasta las 17,15  hora de la visita a las Edades del Hombre. Una exposición bien articulada en las dos sedes, muy cercanas entre ellas: La Colegiata de Santa María, una hermosa obra del románico zamorano y la iglesia del Santo Sepulcro.

Cerca de la colegiata se abre un paseo que recibe el mismo nombre que su homónimo de Burgos: el Espolón. Desde este balcón del Duero, y con una tarde apacible pudieron contemplar un inmeso valle y el puente romano por el que se accede a la ciudad. Lástima que no se pudiera visitar el teatro Latorre y el coso taurino, a causa de la intensa lluvia caida la víspera. 

Regresaron a Burgos y por el camino, además de cantar, invocaron a María con el rezo del Santo Rosario.

 

 

Compartir este post

Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post