Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog
Parroquia San  Juan Evangelista

Viaje a Lugo

Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo
Viaje a Lugo

El puente del Curpillos nos fuimos de excursión a Galicia, en concreto a Lugo y Santiago de Compostela

Nuestra primera parada fue en Lugo. Esta ciudad es conocida por sus murallas, por consiguiente lo primero, visitar con una guía las murallas y la ciudad vieja: la catedral, las iglesias, museos, etc. Después de comer en el hotel nos desplazamos hasta las rías altas, en concreto a la Playa de las catedrales. Cuando llegamos, estaba bajando la marea y pudimos pasear un rato por la playa y atisbar un poco la belleza de sus caprichosas formaciones rocosas que ha ido haciendo el agua del mar con el paso de los tiempos. Alguno también sin querer se remojó en alguna de sus calas. 

El segundo día del viaje estuvo centrado en la visita a Santiago de Compostela.  Celebramos la Eucaristía en la Catedral de Santiago donde resonó el nombre de nuestra parroquia, y tuvimos también la suerte de ver funcionando el botafumeiro. Después de la Eucaristía continuamos la visita y nos fuimos a comer un pulpo y lacón con grelos que es lo típico de la zona.

Por la tarde visitamos con más calma Santiago, paseamos por sus calles, compramos la típica tarta de Santiago y curiosamente no nos topamos con ninguna tuna. Preguntamos cuanto costaba una noche en el Parador de la Plaza del Obradoiro: cerca de 200 Euros. Sólo falta que encima no duermas pensando lo que has de pagar. 

A la mañana siguiente salimos hacia Astorga. Era domingo y participamos en la Misa de la Catedral. Luego visitamos el palacio episcopal de Gaudí y comimos un cocido maragato en Castrillo de Polvazares. ¡Lo que nos costó llegar al dichoso restaurante! Pero al final mereció la pena probar el cocido maragato

Por la tarde nos acercamos de nuevo a Astorga para comprar algún detalle y pasear con calma por el pueblo.

El regreso a Burgos estuvo pasado por agua, pues a la altura de Villasandino nos sorprendió una tormenta con abundante aparato eléctrico. 

Esperamos que podamos repetir al año que viene viajando a otros lugares de nuestra querida España. 

Compartir este post
Repost0
Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post